domingo, 2 de noviembre de 2014

BIBLIA'S ADVENTURES I

GRAN NOVEDAD
¡SENSACIONAL JUEGO DE ROL!

José Francisco Sastre García

Seguramente conocen muchos juegos de rol, ¿no es así? Pues bien, olvídenlos todos, ya que va a hacer su inminente aparición en el mercado la Gran Fantasía, el No Va Más en este género.
El equipo ludópata del Círculo de Lhork (patrocinador oficial de todos estos eventos), siempre empeñado en novedosas investigaciones acerca del fantástico y en descubrimientos de todo tipo, tras largas horas de sesudas conversaciones y una grave intoxicación etílica a base de LhorkRioja (Que, como ya saben, tiene mayor pegada que cualquier bebida conocida o desconocida, incluido el licor de bananas kushita de Conan), se complace en presentar ante Vds. la revolución de los juegos de rol, la gran Aventura jamás soñada y absolutamente insuperable: BIBLIA'S ADVENTURES.
Enterados por misteriosos medios de tan edificante y grata noticia (Probablemente Dios les pegó chivatazo, el muy...), el Vaticano decidió enviar dos legados para que auspiciasen el lanzamiento y, de paso, vigilasen que no se cometiese ninguna herejía bajo pena de hoguera. Uno de los legados, el religioso, fue seleccionado personalmente por Su Santidad merced a su fervor religioso sin mácula, y el otro, economista, fue seleccionado, como no, por el Banco Vaticano (La pela es la pela, ya saben...)
Como pueden suponerse, la ambientación de este juego de rol tan espectacular es la de los escenarios bíblicos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, y sus personajes básicos son los grandes superhéroes de la época, a saber: Sansón, David, Moisés, ... Sin embargo, lo que distinguirá a este novedoso sistema, que en el equipo ha sido denominado SDAVM (Sistema Divino de asignación de valores y misiones), serán una serie de normativas, de las que enumeraremos aquí las básicas:

-          Ya no se hablará de Dungeon Master, ni de Amo del Calabozo, ni de nada por el estilo: ahora esa posición, en lugar de ocuparla un mero mortal, será tomada por Dios, a quien se podrá denominar Divine Master o, simplemente, Dios. Por supuesto, como tal, tiene potestad para hacer lo que le venga en gana, desde ayudar a un jugador o grupo de jugadores contra otros, hasta fulminar a cualquiera que ose levantarle la voz o, sencillamente, protestar. Por otra parte, será el encargado de asignar arriesgadas misiones a los roleros en las que éstos se jugarán no sólo el cuello, sino la salvación de su alma (El que pierda va directamente al Infierno sin pasar por la casilla de salida), misiones y objetivos tales como arrebatar la lanza a Longinos antes de que hiera a Jesús, sacar a Israel de Egipto como sea (A pie, a caballo o en trirreme; y si es necesario y posible, en avión: todo vale), o conquistar Jericó a trompetazo limpio...
-          Jesucristo, como Hijo de Dios, tendrá potestad, como hacedor de milagros, para asignar puntuación por milagro realizado a los jugadores: 25 puntos por milagro auténtico realizado satisfactoriamente, 15 por milagro auténtico chapucero, 5 por falso milagro efectuado brillantemente, y nada por falso milagro chapucero. Por ejemplo, si haces creer a la concurrencia que un estanque de agua arde al arrojarle una antorcha, obtendrás 5 puntos, ya que está claro que se trata de una charca de petróleo; ahora, si resucitas a un muerto y le dejas subnormal, obtendrás 15 puntos, y si al resucitarlo le dejas tal y como estaba en la plenitud de su vida, obtendrás 25 puntos.
-          Los grandes superhéroes (Moisés, Aarón, Jesús, Abraham, etc., etc.,), en su encarnación rolera, estarán obligados a ceder parte de su puntuación cuando les sea requerida bajo el protocolo adecuado; en caso contrario, tendrán capacidad para fulminar al pedigüeño con un rayo divino; y si a pesar del correcto protocolo el superhéroe se negara a ceder puntos, él será el fulminado por el peticionario. Este protocolo consistirá en elevar las preces al superhéroe 13 veces y, a continuación, besarle los pies descalzos. Por supuesto, la petición ha de ser necesaria (puntos para sobrevivir, para vencer en apurado combate, etc.,), pues, de lo contrario, Dios fulminará al pedigüeño y lo enviará directamente al Infierno en ruta turística por las calderas de Pedro Botero.
-          Los israelíes no podrán luchar entre sí, lo único que podrán hacerse será lanzarse insultos y ponerse mutuamente la otra mejilla una y otra vez. Mas, en caso de un agresor común (Véase el apéndice C, bajo el epígrafe "Bárbaros", lo relativo a los filisteos, moabitas, etc.), todos los hebreos se unirán para currarle bajo la ayuda vigilante de Dios.
-          El rolero que encarne a Salomón habrá de construir él solo, y con la sola ayuda de sus manos, el Templo que lleva su nombre ladrillo a ladrillo. ¡Y no valen milagros, que Dios estará vigilando!
-          Deberán abstenerse de jugar ateos, herejes y otras especies peligrosas; en caso de romper esta norma y jugar bajo su propio riesgo, si son descubiertos por Dios serán barridos del mapa de un furibundo rayazo (Al Divine Master le molesta que la gente le tome a broma), y enviados directamente a presencia de Satán, quien les recibirá seguro con los brazos abiertos y les obsequiará con su habitual educación.

Estamos tan seguros de que este juego va a impactar sobremanera en nuestra sociedad y va a calar tan hondo (Con las consiguientes pulmonías), que lo ofrecemos al público al más que razonable precio de 15.000 pts, y a mitad de precio para los socios y suscriptores del Círculo de Lhork.
La presentación de esta alucinante revolución del mundo del rol está tan cuidada como el resto del juego: se presenta en un bello formato de caja de madera de cedro lacada y barnizada, con altorrelieves tales como las escenas de los viejos y Susana, o Salomé con la cabeza del Bautista, etc. Y la tapa, forrada de terciopelo, contendrá también motivos como el antes y el después de Sodoma y Gomorra, o Sansón antes y después de conocer a Dalila, etc.
Y con esto y un bizcocho, hasta la próxima a las... bueno, eso está fuera de lugar.

Seguiremos informando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada