sábado, 20 de diciembre de 2014

HIPÓTESIS SOBRE LA ATLÁNTIDA



HIPÓTESIS SOBRE LA ATLÁNTIDA

            El presente artículo no pretende sentar cátedra, ni ser dogma de fe: tan sólo es un esbozo de lo que, en base a datos dispersos obtenidos de diferentes culturas y épocas, podría haber sido la legendaria Atlántida. En ningún caso pretendo afirmar con rotundidad que las cosas hayan sido como expongo, sino tan sólo una idea…

1.- DATOS GEOGRÁFICOS

            Si nos fijamos en el relato de Platón, éste nos dice que se encuentra “más allá de las Columnas de Hércules”; teniendo en cuenta que geográficamente éstas son Avila y Calpe, y se sitúan en el estrecho de Gibraltar, es de lógica suponer que esté aludiendo a un lugar en el Atlántico, teoría que se ve reforzada por detalles tan interesantes como las taquilitas del profesor Termier, las construcciones submarinas de las Bahamas (El famoso Muro de Bimini) o la migración de las anguilas y algunas aves. Esto presupone que, efectivamente, en el Atlántico hubo tierras emergidas donde ahora sólo hay agua hace aproximadamente unos 10 ó 12.000 años. En cualquier caso, podemos olvidarnos de la idea romántica que inicialmente planteaba la existencia de un continente, o una isla-continente: más bien habría que pensar en una isla de un tamaño no superior al de Islandia, aproximadamente, o incluso en un archipiélago que dejaría un rosario de tierras desde un extremo al otro del océano. De hecho, una “prueba” más de la posible localización atlántica serían las leyendas aztecas sobre su precedencia de un lugar llamado Aztlán, al Oriente de su tierra, y cuya idea o figura plasmaron en su capital, Tenochtitlán.
            A pesar de los intentos de situar la Atlántida en lugares como el Mediterráneo, el Sáhara, el Mar del Norte o Sudamérica (también hay datos que conducen hacia esas interpretaciones), más bien me inclino a pensar que la tierra madre estaba en el Atlántico, y que en su expansión accedió a todos esos sitios y algunos más…
            De hecho, incluso los últimos estudios geográficos de los fondos marinos parecen conducir hacia la hipótesis atlántica, básicamente frente a la bahía de Cádiz, aunque siguen apareciendo detalles que sugieren la existencia de tierras emergidas en las regiones mediterráneas de Creta, Malta o Chipre.
            Como detalle que da lugar a pensar, diremos que recientemente han aparecido restos de ciudades sumergidas en Cuba (la ciudad de Mega), en Japón (Yonaguni), en la India (Mahabalipuram), por no hablar de las investigaciones frente a la bahía de Cádiz o en Doñana, donde al parecer han aparecido restos de los que hasta el momento no tengo noticia, pero que con bastante probabilidd haya que asimilar a la cultura tartesia…

2.- DATOS CRONOLÓGICOS

            Siguiendo nuevamente a Platón, y teniendo en cuenta detalles de interés como la antigüedad de Jericó (estimada según algunos estudios en alrededor de 10.000 años), las pinturas del Tassili en pleno Sáhara que rememoran los tiempos en que este desierto era un vergel, hace aproximadamente unos 10.000 años, o la hipótesis de Orión de Robert Bauval, se puede sospechar que, efectivamente, existió una civilización hace unos 10 ó 12.0000 años. ¿Cuánto tiempo podía llevar evolucionando hasta su desaparición? Es algo demasiado inconcreto, aunque, como sugerencia, basándonos en la vida media de las culturas, podríamos aventurar entre 200 y 500 años.

3.- GOBIERNO

            Veamos: Platón nos muestra una sociedad en la que los dioses están aún muy presentes; teniendo en cuenta las antiguas culturas, en las que la forma de gobierno viene a ser una teocracia, y las tradiciones sobre el matriarcado original, es factible pensar que en un principio en la Atlántida se desarrolló una forma de gobierno similar, con un matriarcado fuertemente implantado que poco a poco fue debilitándose hasta ser sustituido por el patriarcado.
            En cuanto a los gobernantes, cabe la sospecha de que recibieran el apelativo de Manes, o un término fonéticamente similar. Para explicar esta posición, me remito a una serie de términos que parecen estar relacionados tanto fonética como semánticamente:

  • Menes: Primer Gobernante de Egipto.
  • Minos: Rey Mitológico de Creta, según algunos estudios es el apelativo que recibían los gobernantes de la isla.
  • Mencey: Gobernante guanche
  • Manaia: Heredero al trono en la Polinesia

  • Manu, Mani.

4.- RELIGIÓN

            A tenor de lo que se conoce de las antiguas culturas, el Sol es habitualmente la figura más importante de los panteones, como fuente de luz y calor, por lo que nos es dado suponer que en la Atlántida la religión estaría basada principalmente en el astro rey.
            Sin embargo, entre las antiguas tradiciones encontramos también el culto ancestral a las aguas como fuentes de vida, como si de alguna manera ya en la más remota antigüedad se supiera que toda vida procede de ellas. En consecuencia, podemos añadir esta parte también a la religión atlante, conformando un todo común en el que los dioses principales serían el Sol y el Agua como creadores conjuntamente de todo lo que existe. Sus rituales de fertilidad y renacimiento se habrían exportado con posterioridad a los diferentes pueblos, como el ejemplo notorio del ritual taurino de la antigua Creta (el toro es un animal que Poseidón, señor del mar, regaló a Minos, al igual que el caballo es otro de esos regalos a las antiguas civilizaciones), y el que se ha mantenido a lo largo de los siglos en la península ibérica…
            Asimismo, podemos suponer que para las tareas agrícolas de estos pueblos la astronomía y el comportamiento de los astros serían esenciales, por lo que los seguirían con atención y marcarían sus efemérides como grandes acontecimientos religioso-festivos; así, viendo el tratamiento que, por ejemplo, las antiguas civilizaciones daban a la estrella Sirio, la constelación de Orión con especial relevancia al Cinturón, y el cúmulo estelar de las Pléyades, es lógico esperar que tales eventos astronómicos fueran también notoriamente importantes en el caso que nos ocupa, y de que incluso se consideraran divinidades, sujetas todas ellas a la pareja principal, primordial, formada por el Padre Cielo y la Madre Tierra.

5.- DESARROLLO

            Hay quien, con ideas románticas acerca de una supercivilización, y tomando ideas preconcebidas sobre lo que las antiguas culturas cuentan acerca de los atlantes, ha especulado acerca de la teoría, más cercana a la ciencia ficción que a la realidad, de que este pueblo estuviera tan avanzado o más que nosotros. Pero realmente, ¿podemos pensar con objetividad de esta manera? No existe ninguna prueba física de que tal cosa pudiera haber ocurrido de esa manera, por lo que ciñámonos una vez más a lo que tenemos, y extrapolemos en busca de una respuesta más coherente.
            Platón nos habla no tanto de un imperio basado en la tecnología, como en el militarismo y la expansión por conquista, por lo que es de suponer, en principio, que un tanto más avanzados que las demás culturas sí debían estar, al menos en lo que respecta a técnicas militares; el hecho de que los antiguos griegos los pudiesen frenar es indicativo de una de varias posibilidades: o mayor número de guerreros, o mejor estrategia, o mejores pertrechos. Si su tecnología hubiese sido al menos igual a la actual, se puede asegurar con certeza que hubieran dominado el mundo en cuestión de meses, y que las huellas de dicha conquista aparecerían por todas partes. Sí es cierto que rastros de fuego y lucha se han encontrado en los estratos históricos, pero no son tan antiguos como para atribuirlos al pueblo del que estamos hablando. Y algunos de esos rastros, como la piedra vitrificada localizada en diferentes regiones del mundo, suponen un desafío para los historiadores, porque las implicaciones serían aún más serias debido a la naturaleza de la evidencia: la piedra se vitrifica a temperaturas extremadamente altas, tanto que hace falta una reacción ¡termonuclear! según algunos expertos, por lo que nos tropezamos con la incógnita de quién, en épocas históricas, se dedicaba a juguetear con esos trastos (El Mahabbarata y el Ramayana hindúes dan una pista, pero tampoco podemos fiarnos de lo que leemos…).
            Así pues, lo que se puede deducir sobre el desarrollo y la evolución del imperio atlante, al menos en principio, es que debían situarse un poco más avanzados de la Edad del Hierro, tal vez en el nivel de los comienzos del Imperio Romano aproximadamente. Y es importante matizar la imprecisión, porque en otro apartado, al igual que en el párrafo anteriormente expuesto, se verán unas importantes incongruencias respecto a lo ya expuesto.

6.- CONOCIMIENTOS

            En este apartado se van a tratar más pormenorizadamente los posibles conocimientos técnicos de que disponían los atlantes, para lo cual vamos a situar primero el conocimiento y, a continuación, las premisas en las que nos basamos para suponerlo así.

1.      Fundición:
Por una parte, ésta es una deducción lógica: en la antigüedad, los herreros estaban considerados casi como dioses, cuyos conocimientos  acerca de los metales y su manipulación eran más que magia; para preservar esta sabiduría, pasaba dentro del gremio de forma oral de generación a generación, intentando mantener a toda costa ese estatus de divinidad. Así, los comentarios platónicos acerca del mítico oricalco, o la espada de “hierro inoxidable” que supuestamente encontró Al Mamud dentro de la Gran Pirámide, podrían dar buena fe de este avance.
2.      Física y Química:
De la misma manera, las tradiciones sobre la alquimia, y el “vidrio flexible” o la jarra llena de fina arena rojiza que pesa lo mismo llena que vacía, que Al Mamud descubrió (siempre dando por supuesto que no nos engañó, ya que debemos tener en cuenta la capacidad árabe para fabular en aquellos tiempos) también en la Pirámide de “Keops”, nos hacen pensar que los conocimientos del mundo antiguo podrían haber llegado desde un tiempo aún más remoto.
3.      Electricidad:
¿Qué pensar de las famosas Pilas de Bagdad, o de algunos de los grabados egipcios que parecen estar representando bombillas iluminadas mediante una suerte de energía eléctrica? Si ya hace 4.000 años eran capaces de utilizar semejantes inventos, podemos pensar con cierta dosis de razón que anteriormente también había algún sistema similar.
4.      Aerostática:
Hemos estado demasiado acostumbrados a ver a las civilizaciones antiguas como nidos de gente inculta que no sabía atarse ni los cordones de los zapatos; sin embargo, a medida que van apareciendo detalles sobre la vida de esos “analfabetos”, vamos comprobando que en realidad fueron verdaderamente ingeniosos y capaces de más cosas de las que creemos. Al fin y al cabo, la aeronáutica o ciencia sobre cómo volar con aparatos más ligeros que el aire (esto es, los globos aerostáticos) no es algo tan moderno; de hecho, una de las teorías más factibles para explicar la complejidad de las líneas de Nazca, fue precisamente el uso de toscos globos por parte de los “arquitectos” para “señalar” las rutas. Al mismo tiempo, antiguas leyendas de diversas culturas de todas partes del mundo sobre gente que volaba en cestos que colgaban de grandes bolsas de aire, nos dan a entender precisamente eso; así pues, ¿resulta demasiado sorprendente extrapolar ese conocimiento hacia tiempos más remotos, cuando no es algo tan técnico como otras cosas de las que ya hemos visto o veremos?
5.      Aeronáutica:
Aquí entramos en un aspecto más espinoso: si en el apartado anterior hablábamos de aparatos más ligeros que el aire, en este apartado entramos ya dentro del campo de la teconología pura: los “aviones”, las máquinas más pesadas que el aire que necesitan de un sistema propulsor para mantenerse y desplazarse por el cielo. Como prueba de la posible existencia de este tipo de aparatos, tal vez podríamos hablar de las leyendas acerca de los hombres y dioses que volaban en extraños aparatos, conocidos entre los hindúes como vimanas, la maqueta de un “aeroplano” de madera egipcio ubicada y posteriormente desaparecida del Museo Egipcio de El Cairo, el “aeronauta” de Palenque (que no astronauta, cosa que no he creído en ningún momento. Acepto y estoy de acuerdo con la explicación religiosa que hace Jiménez del Oso acerca del viaje al otro mundo, de hecho es la más plausible de cuantas se han expuesto y probablemente la única cierta, aunque creo que conociendo como creemos conocer a los mayas, no deberíamos creer en la casualidad de aspecto con un “avión” que viaja por el cielo. Quizás haya más de una lectura…), o los “reactores” peruanos, figuritas que parecen recordar modernos aviones de combate de alas en delta.
Pero claro, extrapolar este conocimiento a la Atlántida, o sencillamente adoptarlo para las antiguas civilizaciones, adolece de un pequeño problema: no existe ni una sola pieza, de maquinaria, fuselaje o lo que sea, sobre la que sustentar esta hipótesis. ¿Por qué? ¿Acaso utilizaban materiales muy perecederos? ¿O es que el conocimiento era de unos pocos que se negaron a revelar el secreto, y éste murió con ellos, enterrado bajo millones de toneladas de agua? O acaso todo lo que vemos no sea más que una ilusión de lo que realmente hay…
6.      Mecánica:
Dudar a estas alturas de la habilidad de los antiguos para hacer maquinas mecánicas de todo tipo supone poco menos que cerrar los ojos ante las evidencias: en las construcciones egipcias se han hallado evidencias de materiales de dureza 500 (la máxima dureza conseguida artificialmente hoy en día es 12) y sistemas de torneado incomprensibles, los griegos ya construían sistemas solares en miniatura que funcionaban perfectamente (Véase sin ir más lejos la máquina de Antikhytera), la historia del autómata de la isla de Talos es otro reflejo de ese saber, al igual que el gallo de pedrería que encontró Al Mamud al penetrar en la Gran Pirámide, un “animalito” que cuando alguien se acercaba a él aleteaba y cantaba… ¿Sensores de movimiento en la época de las Mil y una Noches? ¿Robots? Podemos pensar que, efectivamente, todos esos adelantos fueran herencia de una cultura anterior, y que en la Atlántida ya se conocían semejantes inventos.
7.      Navegación de altura:
Los arqueólogos y los historiadores parecen estar empeñados en que los antiguos sólo conocían el cabotaje, es decir, la navegación costera, sin alejarse demasiado mar adentro… Sin embargo, cada dos por tres se alzan voces críticas con respecto a esta idea, especulando acerca de la posibilidad de que los antiguos griegos hubieran ocultado en la Odisea la historia de una ruta comercial hacia las Casitérides (Las Islas Británicas), o de que los egipcios llegaran a la isla de Pascua, o que todas las culturas antiguas hubieran descubierto el Nuevo Mundo antes que Colón… Al fin y al cabo, la navegación de altura es una evolución natural del cabotaje, máxime si el pueblo que lo desarrolla es netamente isleño y marinero, así que suponer que los atlantes eran capaces de navegar por todo el mundo no supone una teoría demasiado traída por los pelos.
8.      Cartografía:
Una cultura capaz de navegar por todo el mundo debería desarrollar, en principio y por evolución natural, la habilidad de reproducir la forma de las islas y continentes en mapas más o menos precisos; esa cartografía se va refinando poco a poco, cuando se empiezan a utilizar sistemas especiales de representación que hacen que las ubicaciones y marcas orográficas sean cada vez más exactas… Si tenemos en cuenta detalles como el de los mapas de Piri Reis, o los mapas de piedra hallados no hace mucho en Sudamérica representando islas y continentes “míticos” junto con los tradicionales, no resulta descabellado sospechar que ya hace 10.000 años hubo alguien que cartografió todo el planeta..
9.      Astronomía:
Los antiguos babilonios, al igual que otras culturas, conocían al menos cinco de los planetas del Sistema Solar, que integraron en sus propias cosmogonías: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, además de la Luna. Al mismo tiempo, como ya se ha explicado en un punto anterior, sus propios intereses agrícolas y económicos, amén de los religiosos, hacían que estuviesen especialmente pendientes de Sirio, Orión y las Pléyades… Sin ir más lejos, Sirio ejerce un poder especial: es el sistema estelar que marca las crecidas del Nilo, es el lugar de origen de seres como los Nommo que culturizaron al pueblo dogón y le explicaron todo lo que sabe (No hablan de una estrella, como los egipcios, sino de un sistema estelar triple, hecho descubierto a mediados del siglo XX)… La pregunta clave es de dónde salen los nommo, al igual que los annedoti sumerios o los kappa chinos: en todos los casos del mar, indicando una de dos posibilidades: o se trata de alienígenas adaptados a un medio acuático, con lo que nos iríamos a la teoría de la estación de metro terrestre, en la que hace escala todo el mundo, o se trata de un pueblo muy culto, muy avanzado, que llega por el mar para, inicialmente, educar a los habitantes de la costa, que tomarían sus intentos de decirles que están viendo Sirio como que proceden de allí...

7.- ACTITUD

            A tenor de lo que nos cuenta Platón en sus relatos, inicialmente el pueblo atlante debía ser pacífico, o cuando menos vivir en armonía con las culturas que le rodeaban; sin embargo, hay un momento a partir del cual se vuelven arrogantes y emprenden una conquista salvaje por todo el mundo, llegando por Oriente al menos hasta Grecia, donde se supone que les pararon los pies, y por Occidente hasta América. En base a estas premisas, podemos suponer que en ese momento existe un gobierno de tipo militar, expansionista, diría incluso que de corte duramente esclavista y dictatorial, en ciertos aspectos similar a la colonización inglesa: para que el pueblo sojuzgado se desarrolle lo justo para servirles le brindan los conocimientos suficientes, pero no más, lo que hace que la tecnología se mantenga en poder de los amos.
            Estos hechos podrían explicar la ausencia de la tecnología de la que ya hemos hablado, ya que:

1.      Todos los aparatos, excepto alguno que otro perdido, estarían celosamente guardados y protegidos en su reducto principal, no permitiendo a nadie excepto a ellos mismos acceder a ellos; en esta hipótesis podríamos ver el origen de mitos como el de Prometeo o el de Lucifer, que intentaron ayudar a la humanidad en contra de los deseos de sus iguales. Cuando acontece la gran catástrofe, todo eso desaparece, excepto piezas contadas que serán las que sirvan para que, con posterioridad, la humanidad estudie y aprenda su construcción o manejo.
2.      Los atlantes han compartido parte de sus conocimientos, pero han sido unos amos tan crueles que cuando acontece la catástrofe sus esclavos se rebelan contra ellos y acaban con los restos que quedaban en las colonias, arrasando todo aquello que encuentran de origen atlante excepto alguna que otra herramienta o aparato que utilizarán con posterioridad para estudiarlo y progresar.

Evidentemente, faltan muchos más datos que se podrían asociar al tema de la Atlántida, aunque como bien se ha dicho en más de una ocasión, en realidad estamos hablando de información que corresponde a diferentes culturas y a diferentes épocas, y que sólo se debería utilizar como material para poder evaluar las posibilidades de que un pasado anterior a dichas “pruebas” pudiera haber existido una cultura de la que hubieran emanado tan insólitas características…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada